🚀▶ Lo Encerraron 25 Años en la Prisión y los dedicó a Estudiar y no Creerás el Resultado - Guía Viral

Lo Encerraron 25 Años en la Prisión y los dedicó a Estudiar y no Creerás el Resultado

Esta es la historia de un prisionero que pasó 25 años en una prisión.
Si creías que no hacían nada allá adentro… Piensa de nuevo porque este hombre logró algunas cosas bastante espectaculares durante su estadía!
Lee su historia:

“25 años no son algo que debería malgastarse. Cuando llegué a la Institución Correccional Federal de Manchester en el sureste de Kentucky en 1993, decidí sacarle el mayor provecho a mi sentencia de prisión. Tenía 22 años, estaba adentro por primera vez debido a una ofensa no violenta con drogas. Me habían atrapado vendiendo LSD y marihuana en los campus de las universidades. Y ahora, atrapado dentro del estomago de la bestia, pensé que realmente enrolarme en una universidad sería una buena idea.

Lograría obtener mi diploma. O, por qué no? Varios diplomas. No tenía nada más que hacer por un largo tiempo.

La prisión ofrecía un programa de universidad por medio de la Universidad Oriental de Kentucky, con profesores reales que venían a la prisión y daban las clases en el departamento de educación. Me inscribí inmediatamente. Mi cabeza, que se encontraba libre de drogas por primera vez en una década, se enfrascó en el estudio y tome todos los cursos posibles durante mi primer semestre en el otoño de 1994.

Cuando terminaba mi segundo semestre, en la primavera de 1996, me dieron unas malas noticias. Las clases universitarias proveídas por Kentucky Oriental serían discontinuadas debido a problemas con el financiamiento.

Lo Encerraron 25 Años en la Prisión y los dedicó a Estudiar y no Creerás el Resultado

El congreso había pasado un proyecto de ley que quitaba las becas Pell para los prisioneros, las cuales eran usadas para pagar los semestres y los libros.

Hasta aquí había llegado mi carrera universitaria.

Pero había aprendido a amar el estudio y a aprender cosas, igual a cómo solía ser de joven. Cuando niño era bastante estudioso: estuve en la lista de honor, programas para dotados, estrella de deporte y todo eso. Después, el verano después de séptimo grado, probé la marihuana por primera vez en el garage de un amigo y pronto pase de ser un chico americano a un wannabe Jeff Spicoli que le suministrabá drogas a 15 universidades en 5 estados

La educación siempre fue muy importante en mi familia, pero las drogas me habían hecho olvidar esto. Encontré que la universidad era bastante retadora y me rodeaba de cosas positivas que me dejaban fuera de la mezcla de políticas que existía dentro de la prisión. En vez de pasar mi tiempo con las diferentes bandas, buscando formas de entrar drogas en la institución y participando en las políticas de la prisión, yo estaba ocupado haciendo mi tarea, leyendo y escribiendo.

Me sentía productivo. Sentía algo de mi autoestima volver.

Realmente estaba rehabilitandome. Decidí debido a esto buscar otra forma de estudiar para mi diploma desde mi celda en la prisión. Hice mucha investigación en una cantidad diferente de programas. Decidí entonces que lograría mi carrera por correspondencia con la Universidad del Estado de Pennsylvania. Yo conocía Penn State debido a que había llevado una cantidad de drogas allá para vender. Secretamente, siempre deseé haber podido estudiar ahí. Solía sentarme en la sección de estudiantes para los juegos de football; amaba las fraternidades y el sentimiento de estar en campus, pero pensaba que estaba por encima de todo eso, haciendo dinero y vendiendo drogas.

Un poco ironico, pero ellos me ofrecieron una carrera de dos años. Con los créditos que ya había logrado en la Universidad Oriental de Kentucky, probé que tenía potencial para la universidad.

Fui aceptado -ahora sólo tenía que encontrar una forma de pagarla.

Toda la plata que había hecho con las drogas había desaparecido. El costo era alto -alrededor de $100 con crédito- más los libros. Le pedí a mis padres que pagaran por los cursos. Había quemado todos los puentes con ellos después de años de abuso de drogas y de venderlas, pero desde mi sentencia, habíamos estado recuperando nuestra relación. Ellos accedieron a financiar mi educación.

La prisión decía que quería ayudar a los prisioneros obtener sus diplomas, pero no lo hacían nada fácil. Lo único que hacen es poner obstáculos en tu camino. Tuve que pelear con ellos para que me aprobaran los cursos, obtener los materiales y hacer los exámenes.

También estaba el hecho de que era transferido constantemente, cada dos años o algo así, así que en cada nueva institución a la que llegaba tenía que pedir de nuevo aprobación para todo. Pero yo perseveré.

Me enrolé en 1996 y para 1999 ya había logrado mi diploma de asociados. Pero no había terminado. Quería obtener un B.A. y me propuse a lograr eso, tratando de lograr el B.A. en artes liberales en la Universidad de Iowa para el 2004. Aun así, todavía no había terminado. Después de esto empecé mi master, la culminación de mi odisea educacional. Pensé que lograr un M.A. en prisión era una gran cosa, así que quería hacerlo. Lo logré con la Universidad Estatal de California, Dominguez Hills.

Escribí mi tesis en los “heroes fuera de la ley” y mostré cómo los estadounidenses aman a sus anti-heroes -desde Robin Hood hasta Billy the Kid y Bonnie y Clyde a John Gotti, pasando por Pablo Escobar hasta Ricky Ross. Pensé que sería un tema apropiado para un prisionero federal, no?

Con la excepción claro, de que yo no era un héroe. Me había enamorado con la imagen de los forajidos en mi adolescencia; había romantizado las drogas y el narcotrafico. Seguí a Grateful Dead por todas partes y pensaba que era el icono anti-cultura por excelencia. Me creí que la forma de vida del sexo, drogas y rock ‘n’ roll -y pague fuertemente por todo eso.

Lo Encerraron 25 Años en la Prisión y los dedicó a Estudiar y no Creerás el Resultado

Pero todo esto quiso que quisiera analizar de donde venía todo esto.

Examine el romance de Hollywood con las películas de gangsters y la proliferación de los héroes forajidos en la cultura popular. Convertí lo que había sido mi desgracia en mi pasión. Seguí trabajando en mi tesis incluso cuando me tiraron en una celda de contención por haber empezado un disturbio cuando canté la versión punk-rock del cover de “fuck tha police” con mi bada. (Divertido, no? No para los guardias de la prisión. Ellos nos desconectaron, el publico empezó a cantar “fuck the police” (que se pudra la policia) y a mi me llevaron fuera).

Pero el supervisor educacional era muy pro-educación y respetaba lo que yo estaba haciendo. El solía traerme los libros mientras estaba en la celda de contención. No eran precisamente las condiciones ideales. Aunque en algunas formas, era más fácil escribir en solitario que en la cuadra.

Me gradue en el 2010, con un master en artes en humanidades. Me tomó 16 años lograr los tres diplomas, pero lo logré. Mi meta era prepararme a mi mismo para reentrar en la sociedad, para ser un ciudadano productivo y lograr un impacto positivo.

Si te ha gustado no olvides compartirlo con tus amigos!

Qué Opinas?

Síguenos en Facebook

Dale a Me Gusta esta página y Disfruta de Nuestras Novedades
¡ Seguro que no te arrepientes !
Leer entrada anterior
379
Truco para Atrapar Moscas de una forma Genial

A todo el mundo le molestan las moscas y que vayan merodeando por casa cerca de la comida y de...


Cerrar